Las nuevas tecnologías como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología o el Internet of Things (IoT) han abierto un abanico de infinitas posibilidades que nos permitirían en la protección contra incendios llevar un control exhaustivo de toda la información que nos ofrecen los sistemas. Haciendo uso de estos recursos, se podrían monitorizar y conocer variables tales como temperatura, presión, humedad…, y podríamos detectar problemas que puedan ocurrir de manera anticipada.

LEER MAS: Cuadernos de Seguridad