Hoy se celebra el Dia de los incendios domésticos.

En los primeros tres meses del 2021, los españoles sufrimos un 15% más de incendios domésticos que en el mismo período en 2020.

Al ser el desastre más frecuente en el país, los incendios domésticos continuaron siendo una amenaza constante durante la pandemia del COVID-19, ya que las personas pasaron más tiempo en casa. Desde enero pasado hasta marzo, se respondió a casi 4.500 incendios domésticos, que afectaron a más de 10,000 personas en todo el país, un aumento significativo sobre el mismo periodo del año pasado.

En solo dos minutos, un incendio puede volverse mortal. En cinco minutos, una residencia puede verse envuelta en llamas. Los incendios domésticos pueden suceder en cualquier momento, en cualquier lugar y es crítico que todos nos protejamos. En varias ocasiones hemos tenido la oportunidad de informar sobre estos temas, relacionados con la prevención, la actuación y los resultados. Es necesario establecer las pautas fundamentales de ayuda para mantener la familia a salvo tomando dos medidas simples: Practicar un simulacro de escape de 2 minutos y probar las alarmas de humo con relativa frecuencia.

Dos minutos para escapar. La mayoría de nosotros no se da cuenta que tenemos solo 2 minutos para escapar de un hogar en llamas antes de que sea demasiado tarde. Toma las medidas que ayudan a proteger tu salud:

  • Crea un plan de escape con al menos dos maneras de salir de cada cuarto de tu hogar. Practica tu plan de escape hasta que todos puedan salir, en menos de dos minutos.

Detectores de humo. Coloca las alarmas de humo en todas las habitaciones de tu hogar, incluso dentro y fuera de los dormitorios y las áreas de descanso. Estos deberían ser de uso obligado como ya lo son en otros países como en Francia y en Portugal. Tienen un coste muy bajo en comparación con la cantidad de vidas que se pueden salvar. Además, tener a disposición un extintor de polvo en la propia vivienda o, en su defecto, dentro del edificio proporciona rapidez a la hora de sofocar las llamas.

  • Cambiar las baterías al menos una vez al año, si el modelo así lo requiere.
  • Revisar la fecha de fabricación de las alarmas de humo. Si tienen 10 años o más, probablemente necesiten ser reemplazadas.

Desde Profuego España, ya hemos repetido varias veces, las causas más comunes de los incendios domésticos: aparatos de calor defectuosos, sobrecarga en la red eléctrica o defectos en sus instalaciones, y descuidos como por ejemplo, dejar encendida estufas, velas y chimeneas sin vigilancia, un cigarro mal apagado, dejar la sartén en el fuego mientras se atiende una llamada, etc.

En cuanto a las medidas preventivas, es muy importante advertir que la intoxicación por gases y humos causa 2 de cada 3 muertes, motivo por el que se debería fomentar la construcción de edificios con materiales denominados de “protección pasiva”.

La mejor forma de prevenir y no inflar las estadísticas sobre incendios es no hacer como si no existiera la posibilidad. Como ciudadanos del siglo XXI nos permite abordar el tema con tranquilidad pero en ningún caso con desinterés.

El fuego ya no es tan relevante como en la vida de nuestros antepasados, pero eso no quiere decir que podamos pasar de él así como así.

LEER MAS: Ready