Algunos consejos generales, como por ejemplo, no sobrecargar los enchufes eléctricos. Las conexiones eléctricas son una de las causas más frecuentes de producir incendios en el hogar. Al desenchufar el aparto de la instalación, hacerlo tirando de la clavija, nunca del cable.

Cuando conectemos algo en un enchufe, la conexión no puede tener holguras y la misma, se realizara sin esfuerzo. Si utiliza alargaderas, que estén totalmente extendidas y no cubrirlos con alfombras ni otros elementos.

Los cargadores de teléfonos consolas, etc. NO se pueden dejar enchufados después de realizar la cargan del elemento, es mas, tenemos que saber cual es el tiempo máximo de carga del aparato recomendado por el fabricante.

Antes de irse a la cama asegúrese que no hay cigarrillos encendidos, ni siquiera en un cenicero. Antes de vaciar los ceniceros, asegúrese que el contenido está bien apagado y el cenicero frío. Humedezca las colillas y cenizas antes de vaciar los ceniceros en el cubo de la basura. Disponga de ceniceros grandes y profundos, a ser posible, con agua en su interior. Nunca fume en la cama, ni cuando esté cansado o somnoliento en un sofá. Mantenga alejados de los niños las cerillas y los cigarrillos, son una tentación para ellos.

Coloque los productos inflamables como los aerosoles, alcohol, cerillas, fuera del alcance de los niños, estos deben estar en ambientes frescos no expuestos a ningún tipo de calor.

¿Que precauciones debemos tomar con estufas y calentadores?

También es aconsejable revisar periódicamente, en su caso, el funcionamiento del calentador a gas y de las botellas de butano que suministran fuego a la cocina.

Manténgalos al menos a un metro de cualquier cosa que pueda quemarse: muebles, cortinas,etc. Siéntese como mínimo a un metro de distancia de las estufas o calentadores, podrán salir ardiendo sus ropas, especialmente si se queda dormido. No seque ropa cerca de las estufas o calentadores.

Mantenga a los niños alejados de las estufas y calentadores. No encender velas en los dormitorios. Los incendios de noche cuando la familia está durmiendo son responsables de la mitad de las muertes y el 33% de las lesiones por fuego en calentadores eléctricos.

¿Qué precauciones en lo referente a cocinas?

Las cocinas son especialmente peligrosas por los elementos y que utilizamos. Los Microondas, no dejarlo nunca desatendido cuando esté funcionando y nunca introduzca objetos metálicos (cucharillas, aluminio…). Desconecte o como mínimo deje la puerta abierta cuando no lo utilice.

Sartenes y cacerolas en el fuego, nunca llene la sartén más de la tercera parte, ni deje desatendida una sartén cuando esté en el fuego. Nunca ponga comida en la sartén si el aceite está excesivamente caliente. Enfriarlo antes echando un poco más de aceite. Si sale ardiendo el aceite de la sartén: Apague el fuego. Tape la sartén con una tapa más grande que la sartén. No mueva la sartén, se podría derramar aceite ardiendo y propagarse el fuego.

Nunca eche agua sobre el fuego. Si no consigue apagarla salga de la cocina, cierre la puerta, coja las llaves de casa y abandónela cerrando todas las puertas, llame a los Bomberos, espérelos en la puerta del edi cio y entrégueles las llaves de su casa.

Recuerde: los detectores de humo, no sirven para nada si la batería no funciona o está descargada. El detector de humos puede darle esos preciosos minutos que podrán salvarle a usted y a su familia. Son fáciles de instalar. Si el detector emite un pitido intermitente, cambie las baterías/pilas.

Debería aspirar dentro del detector al menos una vez al año para quitar el polvo, que podría bloquear el sensor. Siga siempre las instrucciones del fabricante sobre dónde ponerlos, cómo cambiar las pilas y sobre su mantenimiento.

¿Y qué podemos hacer contra el fuego en el hogar?

Los elementos de control de incendio son nuestra primer arma de batalla. En todo hogar debería haber un extintor, siempre con buena carga y en un sitio que quede al alcance de la mano de todos los habitantes del hogar.

Cada año, se producen en España más de 125000 incendios (el 50% por la noche), con una cifra de víctimas superior a las 1600 (quemados, intoxicados, heridos, etc), resultando 175 fallecidos en 2016 según las últimas estadísticas. Por todo ello, es necesario que en nuestro hogar dispongamos de equipos que nos avisen de que se está produciendo un incendio y de extintores para casa para poder apagarlo (al menos un extintor y una manta ignífuga).