Más calor, menos lluvias. Y mucha más inestabilidad. Esa es, a grandes rasgos, la foto fija del cambio climático en Andalucía. Una zona del planeta donde parece que los veranos serán cada vez más largos y las sequías más frecuentes y largas.

LEER MAS: El Diario