Un incendio forestal en las proximidades del centro penitenciario de Fontcalent mantuvo ayer en alerta a las fuerzas de seguridad, ante el temor de que las llamas obligaran a desalojar la prisión. El fuego llegó a afectar las viviendas de cuatro funcionarios y obligó a desalojar a 52 internos del edificio del Centro de Inserción Social (CIS), aquellos que se encuentran en régimen de semilibertad.

LEER MAS: Diario Informacion