Desde diciembre hasta mediados de enero, se han incrementado los incendios en vivienda y el número de fallecidos y heridos. El último suceso -la muerte de una anciana y su hijo con discapacidad en el incendio de una vivienda en Almería- pone el foco en la desprotección en la que viven las personas más vulnerables. TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, alerta de estos lamentables datos, e insta a reforzar la legislación vigente, al menos con la instalación de detectores de incendio que avisan en un primer momento para poder evacuar.

A falta de recopilar todos los detalles y datos, en un primer balance de los incendios en 2020 ha habido un aumento del 8% en la frecuencia siniestral, según fuentes del sector asegurador.

El confinamiento, que nos ha mantenido durante 8 meses en el hogar, deficiencias en la red eléctrica, la sobrecarga de enchufes, calefactores y estufas en contacto con material inflamable, descuidos en la cocina, velas sin vigilancia, fumar en la cama son las causas más frecuentes de los incendios en la vivienda, que en el 96 por ciento de los casos no pasan de conatos. Pequeños conatos que pueden ser reducidos con una manta ignífuga o un extintor.

LEER MAS: Tecnifuego