Las autoridades en California levantaron el sábado la orden de evacuación para los residentes restantes del pueblo donde ocurrió el incendio forestal más mortal de la historia del estado. La medida para los residentes de Paradise ocurrió más de un mes después del inicio del siniestro, el 8 de noviembre, en el norte del estado, que dejó al menos 86 muertos y destruyó 14.000 viviendas en el pueblo y zonas aledañas en laderas de la Sierra Nevada.

LEER MAS: Nuevo Herald