Cinco menores, entre 18 meses y 6 años, y dos adultos perecieron abrasados en Rusia por las llamas provocadas por Alexánder Komarov, de 37 años, en la madrugada del pasado día 19. Otras tres personas sufrieron quemaduras de distinta consideración. Hoy en Rostov el Grande, localidad cercana a la capital rusa en donde tuvo lugar la tragedia, se celebran los funerales. El gobernador local han declarado tres días de luto.

LEER MAS: ABC