De nuevo un despiste, y no es la primera vez que se sucede durante este verano, estuvo a punto de provocar una tragedia en Vilagarcía. En esta ocasión fue una sartén con aceite que quedó al fuego en la cocina de un séptimo piso de uno de los edificios Pico Sacro de Vilagarcía la que causó un incendio que se saldó con cinco personas que tuvieron que ser trasladadas al Hospital do Salnés por una leve intoxicación de humo y crisis de ansiedad. Uno de los heridos fue un agente de la policía nacional, que participó en el dispositivo de emergencias que se desplegó.

LEER MAS: La Voz de Galicia