En Kazajistán, en la ciudad de Shymkent, las autoridades municipales lanzaron un proyecto piloto para instalar detectores de monóxido de carbono en casas particulares. El objetivo del proyecto es ayudar a las personas socialmente desfavorecidas, ya que son las más afectadas por incidencias de CO. Para este proyecto se eligieron los detectores de incendio inalámbricos Ajax. En el transcurso del pasado mes de marzo, estos dispositivos salvaron la vida a tres personas y, como resultado, está previsto que el sistema de seguridad Ajax se instale de manera masiva en miles de hogares.

LEER MAS: Cuadernos de Seguridad