Los coches pitan sin parar. Hay que despertar a la gente en plena noche porque el fuego está alcanzando este vecindario de Rialto en California.  Otros van puerta por puerta, asegurándose que no queda nadie en las casas, cogen lo que pueden, pero no hay tiempo, tienen que irse antes de que las llamas los alcancen.

LEER MAS: ABC