El incendio que el sábado por la tarde se declaró en una nave abandonada de reciclaje de madera en Sollana sigue todavía activo y con las máximas cautelas para que el agua utilizada en la extinción no arrastre residuos tóxicos al cercano Parque Natural de la Albufera. Según fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos y de la Conselleria de Medio Ambiente, ante el riesgo se ha optado por una combustión controlada, con empleo de poca cantidad de agua. Además, los vertidos están confinados.

LEER MAS: Las Provincias