Fueron seis horas de un incendio que, según el Ayuntamiento de San Roque, en Cádiz, no resultó tóxico pero sí contaminante. Ardieron mil toneladas de PTA en polvo, un ácido utilizado para la fabricación de poliéster y que, según los ecologistas, sí resulta tóxico. Partículas convertidas en una nube que cubrió de negro la tarde y que esparció un extraño olor por el Campo de Gibraltar. Las llamas afectaron a una cuarta parte de la fábrica Indorama.

LEER MAS: ABC