El 1 de junio se declaró un aparatoso incendio en los Universal Studios en Hollywood. Según informó la multinacional, no hubo que lamentar graves pérdidas, ya que las llamas solo habían afectado a una atracción de su parque temático y a un edificio abovedado que albergaba copias de viejas obras en vídeo. Sin embargo, once años después, nuevas pruebas reunidas por The New York Times Magazine parecen apuntar a que las pérdidas artísticas fueron incalculables, calificadas por la revista como “el peor desastre en la historia de la industria musical”

LEER MAS: Diario 16