Las catástrofes naturales, en las que se ven afectadas las actividades empresariales e industriales, al sufrir daños las instalaciones, incluidas las de protección contra incendios (PCI), requieren una intervención rápida para evitar daños colaterales que impidan reabrir la actividad con seguridad para empleados y bienes.

El paso de Filomena por España ha impactado fuertemente en las empresas. Según las primeras evaluaciones de daños, facilitadas por el seguro, en todas las empresas de la industria, ha habido un incremento de siniestros atendidos, partes abiertos o contactos con la aseguradora por parte del cliente. Los siniestros han aumentado hasta un 40% en este primer análisis de daños de las aseguradoras.

A ello hay que añadir que, en buena parte de los establecimientos industriales, se ha visto afectada la edificación, al ceder tejados y paredes, que han dañado otras instalaciones como las de protección contra incendios (PCI). Es muy importante antes de reanudar las actividades de una industria que el personal especializado en el mantenimiento de las instalaciones de PCI revise las mismas y si es necesario solvente los daños para que el sistema esté operativo al cien por cien una vez se reinicia la actividad. Esta revisión del sistema de PCI y la sustitución del material dañado, si procede, se tramitará por los cauces legales al declararse la zona catastrófica.

LEER MAS: Tecnifuego