Las intensas y persistentes precipitaciones caídas los últimos meses -solo en marzo llovió un 347 % más que la media- han confluido en un inicio de la campaña de incendios forestales con un 77 % menos de superficie quemada respecto a 2017.

LEER MAS: La Razon