Pasaban de las seis de la madrugada de ayer cuando en una vivienda de Poio, sus inquilinos vivieron un buen susto. Primero escucharon una explosión y cuando buscaron el origen se dieron cuenta de que había sido un teléfono móvil.

LEER MAS: La Voz de Galicia