Isabel Merino, hija de la anciana de 86 años que fue una de las tres personas fallecidas en el incendio de Badalona (Barcelona) del pasado día 5, afirma que todo el mundo sabía que la luz estaba pinchada ilegalmente en el edificio del barrio de Sant Roc, pero que nadie hizo nada.

LEER MAS: El Diario