“Notre Dame representa un patrimonio universal excepcional: histórico, arquitectónico, espiritual, un monumento también del patrimonio literario y un lugar único en el imaginario colectivo. Es patrimonio de los franceses, pero también de la humanidad en su conjunto. Este drama nos recuerda la fuerza de lo que nos une. Hemos recibido mensajes de apoyo de todo el mundo”, dijo Audrey Azoulay, que acudió inmediatamente al lugar junto con las autoridades francesas.

LEER MAS: UNESCO