Los incendios o las explosiones provocaron la muerte de 165 personas el año pasado en España, la gran mayoría en viviendas (concretamente, 125), con lo que las llamas matan a un ciudadano prácticamente cada dos días. Casi la mitad de las víctimas tenían 65 años o más.

Así se desprende del informe “Víctimas de incendios en España en 2019”, elaborado por la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) y que cumple su novena edición.

LEER MAS: Aragon Digital