Todos los vecinos comenzaron a gritar cuando vieron el humo y yo, por inercia, bajé al aparcamiento. Allí estaba un chico delante de su barca con la cara y las cejas quemadas», relata Jordi Ortega, vecino del bloque de pisos de los números 20-22 de la calle Es Caló, en la zona de Pinet Playa (en Sant Josep), donde 200 personas fueron desalojadas el domingo tras arder una embarcación que se encontraba en un parking subterráneo.

LEER MAS: Diario de Ibiza