El incendio declarado el pasado lunes en una vivienda de la calle Ópalo, en la Macarena, pudo acabar en una tragedia de no haber sido por la intervención de seis policías nacionales, que decidieron romper una cancela metálica y una barrera que impedía el paso a los Bomberos.

LEER MAS: Diario de Sevilla