Durante el pasado año, el número de incendios forestales se redujo un 34% respecto a la media del último decenio, y el descenso fue todavía más significativo al inicio de la Campaña de Lucha contra Incendios Forestales 2020, de hasta un 50%, debido al efecto combinado de la meteorología favorable y el confinamiento por la pandemia Covid-19. En el período estival, la actividad fue similar a la de años anteriores. Las Comunidades Autónomas más afectadas en invierno fueron Asturias y Cantabria, mientras que en el verano lo fueron las Comunidades de la parte occidental, Galicia, en especial la provincia de Ourense, Andalucía y Castilla y León.

LEER MAS: Cuadernos de Seguridad