Más de dos meses después del incendio que devastó a mediados de abril la catedral de Notre Dame de París, los expertos que han investigado el siniestro han descartado que éste fuera de origen criminal, según las conclusiones de la investigación preliminar realizada por la Fiscalía de París.

LEER MAS: El Mundo