La subida de temperaturas nos avisa de que el verano está a la vuelta de la esquina. Con el calor, los viajes en coche se hacen más fatigosos, se alteran las capacidades físicas y el comportamiento del conductor puede cambiar. Beber agua ayuda a combatir los efectos de las altas temperaturas, sin embargo, olvidarse las botellas dentro del vehículo puede ser más peligroso de lo que se piensa.

LEER MAS: La Vanguardia