Con la mecanización de la industria surgió la necesidad de comenzar con los mantenimientos en las instalaciones. La competitividad enfocada a la mejora continua y la optimización de los procesos, unido con el avance tecnológico y la complejidad de los sistemas, hicieron que los mantenimientos se volvieran cada vez más relevantes, siendo a día de hoy un pilar fundamental para minimizar los riesgos inherentes, poder optimizar los tiempos de parada y, sobre todo, para poder aumentar las garantías de seguridad y optimizar los recursos, lo que supone una reducción de costes asociados de manera directa.

LEER MAS: Cuadernos de seguridad