Encontrar en la arena de la playa un manto de ascuas diminutas. Temer utilizar la manguera en un edificio calcinado para no diluir los restos humanos que puedan yacer bajo el amasijo de escombros. Tomar el sol en la piscina de un hotel de lujo, copa en mano, mientras alrededor ruge el rotor de los helicópteros y echan el bofe los bomberos, extenuados pero enteros.

LEER MAS: El Pais