Treinta y cinco familias afectadas por el gigantesco incendio que consumió un pueblo entero en el norte de California (EE.UU.) y se cobró la vida de por lo menos 88 personas presentaron una segunda demanda judicial contra la proveedora de electricidad PG&E, informaron hoy medios locales.

LEER MAS: El Diario