Los vecinos de la avenida de Orellana, en Leganés, se despertaron la noche del lunes sobresaltados por una explosión. Al asomarse a los balcones y ventanas, vieron cómo un autobús había comenzado a arder frente a sus ojos, sobre las 22.00 horas.

LEER MAS: ABC