Carmen tuvo que tomar la decisión más difícil de su vida. Salvar a sus hijos de morir quemados, arrojándolos por una ventana. Los vecinos colocaron colchones bajo los balcones para amortiguar la caída. El suceso ocurrió en Torreblanca, Sevilla..

LEER MAS: La Vanguardia