La tarde del 15 de febrero de 1941 se inició un incendio en Santander que se prolongó durante varios días e hizo desaparecer todo el centro histórico. Tras él, la capital de la Montaña cambiará su faz y, a partir de la reconstrucción posterior, se generará la actual ciudad.

LEER MAS: RTVE