Un vecino de la capital ourensana tuvo que recibir asistencia médica en su domicilio tras inhalar el polvo del extintor que utilizó para sofocar un incendio originado en su cocina. Por fortuna, las lesiones fueron leves y descartaron su evacuación, si bien el herido tuvo el valor de enfrentarse el solo al incendio, que comenzó en la campana extractora mientras cocinaba. De hecho, resultó calcinada toda la estancia y el resto del piso quedó afectado por el intenso humo.

LEER MAS: La Voz de Galicia