Los sistemas fotovoltaicos tienen tres características: componentes eléctricos ubicados en áreas expuestas y a menudo de difícil acceso; carga de combustible adicional que aumenta el peligro de propagación del fuego e instalaciones eléctricas que son difíciles de aislar. Los datos internacionales sugieren que los incendios causados por sistemas de energía solar en tejados son raros.

Sin embargo, en 2013, un almacén en Delanco, Nueva Jersey, se quemó hasta los cimientos. Aunque hubo problemas con el suministro de agua en el lugar del siniestro, los bomberos no sabían con certeza cómo actuar debido a los 7.000 paneles solares instalados en el tejado. Este evento influyó en la definición de los requisitos actuales que prevén el apagado automático a nivel de módulo, para proteger a los equipos de respuesta inmediata contra el riesgo del flujo de electricidad, incluso si los interruptores eléctricos principales del sitio han sido apagados.

La Comisión japonesa de investigación de la seguridad de los consumidores informó recientemente sobre 127 problemas solares en tejados, incluidos los incendios que se produjeron durante un período de diez años. De ellos, trece provocaron incendios a partir de un módulo o cable, y siete de ellos se extendieron hasta el tejado, pero los siete incluían módulos fijados directamente a la estructura. En octubre de 2018, había 2,4 millones de hogares con energía solar en los tejados de Japón.

Los estudios del grupo alemán Fraunhofer ISE señalan que hay más de 1,4 millones de instalaciones de energía solar en el país. Desde la fecha de publicación, el 1 de febrero de 2019, y desde hace 20 años, se han incendiado aproximadamente 350 sistemas de energía solar, un 0,006% según Fraunhofer. Se encontró que el sistema solar tuvo la culpa en 120 de esos casos, con daños severos en 75 casos y pérdida total de edificios en 10 casos.

Analisis de los incendios en techos solares

El análisis de los incendios de almacenamiento de energía en Corea del Sur encontró también que los 23 incendios inspeccionados estaban todos relacionados con la instalación y el diseño, y no con los equipos.

A inicios de 2020, se registró un incendio en las instalaciones de Ciudad Judicial, ubicadas en Zapopan, Jalisco (México). Cuando llegaron los bomberos de Zapopan y elementos de Protección Civil del estado detectaron que, al parecer, el fuego se produjo por un corto circuito en uno de los paneles solares y esto provocó que 11 paneles solares más también se incendiaran.

Un informe del gobierno del Reino Unido de 2018, que investigó 80 incendios de paneles solares en el país, encontró que 58 instancias fueron causadas por el propio sistema fotovoltaico. El estudio señala que algunos de estos incendios tuvieron lugar en edificios, mientras que solo seis ocurrieron en parques solares. El informe concluyó que 38 casos escalaron a incendios graves, sin embargo, solo 22 de ellos fueron causados directamente por los paneles solares.

Existen diversas normas de ensayo para determinar el comportamiento de módulos fotovoltaicos respecto al fuego que establecen dos tipos de ensayos de resistencia al fuego: ensayo de propagación de la llama y ensayo de quemado parcial. Estos ensayos permiten clasificar los módulos fotovoltaicos en clase A, B y C.

Mantenimiento y prevencion de incendio en placas solares

Para un mantenimiento adecuado y una extinción segura en caso de incendio es necesario tener en cuenta una serie de requisitos de acceso y espaciado a la hora de instalar un sistema fotovoltaico en un tejado.

Los incendios provenientes del exterior, pueden causar daños de gran extensión, por este motivo es muy importante que se cuente con sistemas de
vigilancia permanente ya sea en el sitio o a distancia por medio de sensores infrarrojos, así como ayuda disponible para acercarse al sitio y controlar la situación.

Los generadores fotovoltaicos tienen riesgos específicos de incendio por la presencia de puntos calientes en paneles fotovoltaicos, calentamientos y/o arcos eléctricos en interior de paneles, baterías, caja de conexión, inversores, y cableado de corriente alterna. Los riesgos estánagravados por el desgate por su exposición al intemperie.

Cuando se trata de paneles fotovoltaicos en azoteas y tejados, la situación es más compleja que en el campo, por la posible afectación al resto del edificio y las mayores dificultades para extinguir el incendio en altura y los riesgos de electrocución de los bomberos. Los sistemas de detección de incendios son unos medios muy eficaces para proteger a las personas, las instalaciones, los equipos, los bienes y los materiales de los peligros derivados de un incendio, si son instalados, mantenidos y utilizados adecuadamente.

La función de un sistema de detección de incendios es la de detectar un incendio en el momento más temprano posible y emitir las señales de alarma y de localización adecuadas para que puedan adoptarse las medidas apropiadas.

Grupo Profuego cuenta con especialistas profesionales en la detección y extinción automática de incendios.