Todo se ha quedado en un gran susto, al limitarse las consecuencias a daños materiales y no tener que lamentar daños personales. Pero a algunos vecinos de la zona aún les quedará el miedo en el cuerpo. El incendio originado ayer en un supermercado de La Tenderina Baja, en Oviedo, obligó a desalojar a los residentes de 96 viviendas del mismo edificio del local afectado. Los bomberos ventilaron sus casas y pudieron regresar a éstas unas horas después, a la una de la madrugada.

LEER MAS: lne