Corría la madrugada del 25 de agosto de 1988 cuando el corazón de Lisboa cayó presa de las llamas. Han transcurrido 30 años y las circunstancias continúan sin aclarar, pero el caso es que el céntrico barrio del Chiado ardió por los cuatro costados y desencadenó la segunda catástrofe más mitificada de la capital portuguesa, después del gigantesco terremoto de 1755.

LEER MAS: ABC