Una granja doméstica de criptomonedas en los bajos de una finca de la playa de Bellreguard se recalentó hasta tal punto el pasado fin de semana por la deficiente ventilación del recinto, que los vecinos acabaron llamando al 112, lo que puso al descubierto la instalación.

LEER MAS: Levante