La ciudad madrileña de Aranjuez se ha despertado este jueves con uno de sus emblemáticos —aunque descuidados— edificios, el Palacio de Osuna, completamente calcinado, después de un incendio registrado durante la noche de la víspera y en el que los Bomberos de la Comunidad de Madrid han tenido que trabajar a lo largo de la madrugada.

LEER MAS: El Confidencial