En torno a la una de la madrugada un vecino daba la voz de aviso en el bar del pueblo de Rabanales que una casa estaba en llamas. Inmediatamente acudieron los vecinos y forasteros, quienes empezaron a intentar sofocar el fuego en una casa antigua pero moderadamente restaurada. Las llamas alcanzaban los dos metros por encima del tejado y con varias mangueras conectadas a las bocas de riego intentaron sofocarlo.

LEER MAS: La Opinion de Zamora