A las nueve de la mañana del sábado una densa humareda hizo saltar las alarmas antiincendios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). El personal de limpieza advertía de la presencia de humo procedente del laboratorio de Anatomía Patológica del hospital, situado en la planta menos uno del edificio conocido como ‘z’. Esta zona alberga los laboratorios del hospital, entre ellos el de microbiología, responsable de analizar las pruebas PCR con las que se diagnotica la covid. Por suerte, ninguno de ellos se vio afectado y unas horas después pudieron reanudar su trabajo.

LEER MAS: El Comercio