Eran las cuatro y media de la madrugada cuando los vecinos de dos edificios de Palma de Mallorca se despertaron con el sobresalto de que tenían que abandonar sus casa inmediatamente. Un incendio en la calle amenazaba con devorar las fachadas. No hubo heridos, todos salieron a tiempo.

FUENTE: El Pais