En el interior de la casa afectada no había nadie, ya sus inquilinos acababan de salir. Sí había gente en los pisos superiores, aunque no hay que lamentar daños personales. El único afectado por las llamas fue un perro, un cachorro, que estaba en la vivienda incendiada pero que fue rescatado por los bomberos y se recupera en un centro veterinario.

LEER MAS: La Razon