Los vecinos colindantes de Juani García intentaron rescatarlo en los primeros momentos, aunque no pudieron hacer nada por el hombre. García trabajaba en el ayuntamiento a través de un plan de empleo temporal. Los vecinos, una pareja con su niña pequeña de unos ocho años y que vivían en una casa de dos alturas anexa al antiguo inmueble calcinado, iban a ser realojados de forma temporal por la Administración local. La familia espera que se garantice de nuevo su vuelta a su casa con las máximas garantías de seguridad, al desplomarse parte de la estructura en una de sus habitaciones.

LEER MAS: La Provincia